El precio de acuerdo a la oferta y demanda.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEvernoteFlipboardGoogle BookmarksBox.netEmailPrint¡Haz conversación!

 

La ley de oferta y demanda se aplica en todos los ámbitos del comercio, de la misma forma en internet se lleva a cabo esta premisa, es por ello que cuando encontramos un precio y lo dejamos pasar al regresar esté a cambiado.

Amazon experimento con esta dinámica, los productos presentaban tres precios diferentes de acuerdo a los tipos de usuarios, la idea era principalmente premiar a aquellos compradores frecuentes y sacar beneficio de aquellos cuyas compras no eran tan frecuentes.

Era algo así como la “meritocracia del comprador”, y cuanto más gas

tabas, mejores ofertas conseguías. Las cookies definían toda esa experiencia, pero la implementación del sistema no fue tan buena como muchos hubieran esperado. Aquello, no obstante, tendría una primera consecuencia singular: la aparición del primer estudio conocido sobre precios dinámicos.

 

El historial de compra de un cliente y las cookies almacenadas tras las sesiones de navegación hacían que un comprador fuera dirigido a una página de compra o a otra según esos datos. “Las empresas a menudo ofrecen ofertas especiales para clientes con pocos productos en su carrito de la compra. La astucia o ingenio, y no la manipulación de precios, es la base del sistema“.

Esta práctica es más evidente en las aerolíneas en donde no existe una hora, día o momento especifico en donde se puedan adquirir los mejores boletos a los mejores precios. El valor de los vuelos las aerolíneas lo determinan de acuerdo al comportamiento mostrado con nuestra actividad en la red.

En Estados Unidos, eso sí, ofrecer precios distintos a distintas personas es legal salvo en ciertos casos de discriminación racial u otros escenarios sensibles. Varias empresas confirman aprovechar esta práctica -Office Depot también lo aclaraba- y eso a pesar de que la sensación final para los consumidores es claramente discriminatoria.

En nuestro país estas prácticas también son una realidad, y un buen ejemplo es Mercadona, referente en el segmento de los supermercados en nuestro país, y que hace un año publicaba un estudio propio respecto a los precios dinámicos que estaba implantando como experimento en la sección de frescos. La idea, como explicaban en ese estudio, era que:

Los responsables de los departamentos de frescos de cada supermercado bajen los precios de los productos a lo largo del día, y con total independencia de lo que hagan otros locales de la cadena. Esta rebaja de los precios la pueden hacer cuando ellos consideren oportuno y de manera electrónica para que quede reflejado en la balanza donde, por ejemplo, se pesa la fruta. El objetivo es no tener que tirar productos al final de la jornada y reponer existencias cada día según el historial de ventas de años anteriores.

650_1200

Vía: m.xataka.com/otros/el-mercader-turco-en-internet-cambia-el-precio-en-cuanto-te-reconoce

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *